SEA Salud Educación Ambiente

COMO AFECTA LA CONTAMINACIÓN ATMOSFÉRICA Y LA POLUCIÓN A NUESTRO ORGANISMO

(Publicado: 27/01/2020 01:37:07 p.m.)

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha establecido recientemente en sus nuevos Valores Guía la recomendación de utilizar como indicador de la concentración de partículas materiales en el aire los valores de las partículas de diámetro inferior a 2,5 micras, PM2,5, frente a los valores utilizados hasta ahora de las partículas de diámetro inferior a 10 micras, PM10. 

 

¿QUÉ SON LAS PM2,5?

 

La materia particulada 2.5, o PM2.5 por sus siglas en inglés, son partículas muy pequeñas que se encuentran suspendidas en el aire, de un diámetro de 2.5 micrómetros. Esto es, un grosor inferior al de un cabello humano, por lo que también se las conoce como partículas finas.

 

El material particulado respirable presente en la atmósfera de nuestras ciudades en forma sólida o líquida (polvo, cenizas, hollín, partículas metálicas, cemento y polen, entre otras) se puede dividir, según su tamaño, en dos grupos principales. A las de diámetro de los 10 µm o 10 micrómetros (1 µm corresponde a la milésima parte de un milímetro) se las denomina PM10 y a la fracción respirable más pequeña, PM2,5. Estas últimas están constituidas por aquellas partículas de diámetro aerodinámico inferior o igual a los 2,5 micrómetros, es decir, son 100 veces más delgadas que un cabello humano.

 

Además, el tamaño no es la única diferencia. Cada tipo de partículas está compuesto de diferente material y puede provenir de diferentes fuentes. En el caso de las PM2,5, su origen está principalmente en fuentes de carácter antropogénico como las emisiones de los vehículos diésel, mientras que las partículas de mayor tamaño pueden tener en su composición un importante componente de tipo natural, como partículas de polvo procedente de las intrusiones de viento del norte de África (polvo sahariano), frecuente en nuestras latitudes.

 

EFECTOS NOCIVOS EN LA SALUD POR SU PEQUEÑO TAMAÑO

 

Estas nanopartículas PM2,5 pueden penetrar profundamente en los pulmones debido a su diminuto tamaño y alcanzar todas las partes del cuerpo a través de la circulación sanguínea.

 

El problema de las PM2.5 es su diminuto tamaño, que les permite desplazarse con facilidad hacia los pulmones (Foto: EPA)

 

Al ser tan diminutas, las PM2.5 se desplazan con gran facilidad hacia los pulmones cuando los ciudadanos inhalan el aire de la ciudad. Esto provoca efectos nocivos y enfermedades cardíacas.

 

"Los niños, las personas mayores de 65 años, las mujeres embarazadas y las personas con enfermedades del corazón o pulmonares (incluyendo asma) son más sensibles a los efectos de respirar estas partículas. Los síntomas pueden incluir sibilancias -silbido agudo al pasar el aire por los conductos respiratorios-, opresión en el pecho y dificultad para respirar", indica la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de EEUU.

 

Además, niveles altos de PM2.5 producen también irritación en los ojos, en la nariz y en la garganta; tos, opresión en el pecho y dificultad para respirar; función pulmonar reducida; ataques de asma; ataques al corazón y muerte prematura en personas con enfermedades cardíacas y pulmonares.

 

Las muertes producidas por la contaminación del aire, en todo el mundo, siguen en aumento: cada año, ocho millones de personas mueren por enfermedades pulmonares y cardiovasculares causadas por el aire que respiran.

 

Uno de los últimos estudios, sobre este tema es uno realizado por el Hospital Fuwai de Beijing, dependiente de la Academia de Ciencias Médicas de China y fue publicado en una de las revistas de consulta médica en el mundo, el British Medical Journal, BMJ.

 

Este gran estudio científico chino, analizó la contaminación de las partículas PM 2,5 sobre un grupo de 117 mil personas adultas. Este estudio muestra cómo la contaminación del aire aumenta el riesgo de infartos y accidentes cerebrovasculares.

 

Porque las partículas, de ese tamaño PM2,5, son tan finas, que logran atravesar la barrera hematoencefálica que protege al cerebro, Como comparación: nueve de cada diez principios activos de todos los medicamentos en desarrollo por la industria farmacéutica y por la medicina no logran traspasarla.

 

Los resultados que obtuvieron muestran que la exposición de corto plazo al material particulado PM2.5 se relaciona directamente con un aumento en las internaciones hospitalarias por enfermedades cardiovasculares graves, aun cuando la exposición a la contaminación del aire no supere los límites regulatorios.

 

El PM2.5 es emitido cuando se realizan quema de basura, quemas forestales, producidos también por la quema de productos de las fábricas, por la energía eléctrica producida por la combustión de hidrocarburos como el gas oíl y la quema de leña y de madera y de carbón dentro de la casa o en zonas rurales, y fundamentalmente por los vehículos con motores diésel o a nafta.

 

La exposición al PM2.5 está considerada como responsable de unos 4,2 millones de las muertes ocurridas en todo el mundo durante el año 2015, de las cuales un millón y medio fueron por infarto cardíaco y casi un millón, por accidente cerebrovascular. La Organización Mundial de la Salud, OMS, ha establecido el límite de exposición diaria a PM2.5 en 25 micrómetros por metro cúbico. La exposición a estas partículas puede afectar la función cardiaca, pulmonar y el sistema nervioso simpático y al sistema inflamatorio del cuerpo, llevando a que se produzca una constricción vascular, aumento en la viscosidad plasmática y de la coagulación de la sangre, con riesgo de que se formen trombos o coágulos en los vasos sanguíneos. Todos estos cambios pueden culminar en un infarto o en un accidente cerebrovascular.

 

 

 

El utilizar máscaras, como los chinos, para transitar por las calles, como una barrera de protección, disminuye la entrada de algunas sustancias contaminantes a través de la nariz, aunque son pocas y la barrera es muy limitada.

 

Según el estudio del Hospital Fuwai de Beijing la concentración promedio de PM2.5 en las viviendas de los participantes del estudio fue de 64,9 microgramos por metro cúbico, mucho mayor que los 25 micrómetros por metro cúbico, que establece la OMS.

 

 

 

Según el estudio el peligro de sufrir infartos, ACV y enfermedades cardiovasculares agudas aumentó en un 53 por ciento cuando la población respira un aire cuya concentración de PM 2,5 es superior a los 78 microgramos por metro cúbico. 

 

Las enfermedades cardíacas aumentaron un 13 por ciento tras una suba de 10 microgramos por metro cúbico de concentración particular.

 

La asociación entre las partículas PM2.5 y las enfermedades cardiovasculares ya se estableció en otros estudios por Ej. Un estudio realizado en 204 ciudades de los Estados Unidos, por ejemplo, mostró una correlación entre las PM2,5 y las internaciones hospitalarias por ACV, infarto, falla cardíaca y arritmias. En un análisis de datos en cinco ciudades de Europa mostró que un aumento de diez microgramos en las concentraciones de PM2.5 ya se correlaciona con incrementos en las internaciones con cuadros cardiovasculares graves.

 

Según Gu Dongfeng, jefe del grupo de científicos que hizo la investigación del   Hospital Fuwai de Beijing, asevera que la investigación demuestra que aún la exposición breve, de menos de un día de duración, al PM2.5 incrementa el riesgo de enfermedad cardiovascular con internación hospitalaria. Hasta unas pocas horas, de exposición, obligan a internar a una persona con infarto agudo de miocardio.

 

Otro estudio en CHINA también del Hospital Fuwai de Beijing y la Universidad de Emory, en Estados Unidos, demuestra que LA exposición a largo plazo a PM2,5 aumenta riesgo de diabetes

 

 

 

 

 

ESTUDIO EN CHINA DEMUESTRA QUE EXPOSICIÓN A LARGO PLAZO A PM 2,5 AUMENTA RIESGO DE DIABETES

 

La diabetes causa sustanciales cargas económicas y sanitarias en todo el mundo. Sin embargo, la relación entre la contaminación del aire y la incidencia de la diabetes rara vez es noticia en los países en desarrollo, especialmente en China, que tiene concentraciones relativamente altas de PM2,5.

 

Investigadores del evaluaron el vínculo entre la exposición a largo plazo a las PM2,5 y la incidencia de diabetes a partir de los datos recopilados entre más de 88.000 adultos chinos. El estudio fue publicado en la revista Environment International.

 

El equipo de investigación utilizó datos de concentraciones de PM2,5 obtenidos por satélite para evaluar la exposición de cada sujeto a esas partículas durante el periodo 2004-2015.

 

Los resultados mostraron que el riesgo general de incidencia de diabetes subía en 15,7 por ciento por cada incremento de 10 microgramos por metro cúbico de concentración a largo plazo de PM 2,5. Los efectos adversos de las partículas fueron mayores entre los sujetos jóvenes y de mediana edad, las mujeres, los no fumadores y los sujetos con un índice de masa corporal más bajo.

 

El estudio reveló que las PM 2,5 son un factor de riesgo importante para la incidencia de diabetes en China y que la mejora sostenida de la calidad del aire ayudará a disminuir la epidemia de la enfermedad en el país asiático.

 

Lu Xiangfeng, uno de los investigadores, sostuvo que el estudio beneficiaría la formulación de políticas y el diseño de intervenciones para prevenir la diabetes.

 

"Nuestro trabajo futuro se centrará en la introducción de datos espacio-temporales de las PM 2,5 a mayor resolución y en los puntos de exposición en interiores, a fin de detectar más efectos en la salud de la exposición a largo plazo a dichas partículas", explicó Lu.

 

 

 

También otro estudio del Hospital Fuwai de Beijing, demostraron que la exposición a largo plazo a pm2,5 aumenta riesgo de ACV (Accidentes cerebro vasculares), en base en los datos recopilados de más de 117.000 adultos chinos. El resultado de la investigación fue publicado en línea en la revista British Medical Journal.

 

El equipo de investigación utilizó la tecnología de teledetección satelital para evaluar la exposición a PM2,5 de cada sujeto durante el periodo 2000-2015. La concentración promedio de PM2,5 a largo plazo en las direcciones residenciales de los participantes fue de 64,9 microgramos por metro cúbico.

 

El estudio mostró que, en comparación con la población con baja exposición al PM2,5 (menos de 54,5 microgramos por metro cúbico), el riesgo de la afección crece en un 53 por ciento en la población que vive en un ambiente con una concentración de PM2,5 superior a 78,2 microgramos por metro cúbico durante un periodo prolongado.

 

La incidencia general de la enfermedad se elevó en un 13 por ciento con un aumento a largo plazo de 10 microgramos por metro cúbico de concentración de las partículas.

 

Los investigadores también discutieron el mecanismo patogénico de los contaminantes del aire que conducen a diferentes tipos de derrame cerebral.

 

El investigador líder, Gu Dongfeng, señaló que el estudio proporciona nueva evidencia de que el PM2,5 es un factor de riesgo importante para el desarrollo de ataques cerebrales agudos en China.

 

OTRO ESTUDIO, REALIZADO EN CHINA, RELACIONA POLUCIÓN Y REDUCCIÓN DE INTELECTO

 

 

 

Los ciudadanos que viven en zonas con elevados índices de polución pueden reducir su discernimiento intelectual a un nivel equivalente al de haber recibido un año menos de educación, según un estudio realizado en China y publicado en la prensa especializada.

 

Dicho estudio, a cargo de los expertos Zhang Xiaobo, Zhang Xin y Chen Xi, añade efectos cognitivos a los ya conocidos problemas físicos que puede causar la polución.

 

La investigación, publicada en el último número de la revista estadounidense Procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias (PNAS) , se realizó con un universo de 20.000 personas de China, entre los años 2010 y 2014.

 

A más contaminación, peores resultados

 

Comparando tests de lenguaje y aritméticos de estas personas con índices de dióxido de nitrógeno y de azufre (importantes componentes de la polución atmosférica) en las localidades donde vivían, los expertos dedujeron que a mayor nivel de contaminación se producen peores resultados.

 

Los niveles cognitivos afectaron especialmente a las pruebas de lenguaje frente a las físicas, a los hombres frente a las mujeres, y el grupo de edad más perjudicado fueron los mayores de 64 años, de acuerdo con el estudio.

 

Para este grupo la pérdida intelectual “equivaldría a varios años menos de educación”, señaló Chen Xi, profesor en la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Yale.

 

Hasta ahora se habían estudiado los efectos físicos, no los mentales

 

La Organización Mundial de la Salud calcula que la contaminación causa directamente unos siete millones de muertes anuales en todo el mundo, aunque hasta ahora se han investigado sobre todo los efectos físicos de esta polución, por encima de los mentales.

 

Algunas ciudades chinas, entre ellas Pekín, se sitúan entre las más contaminadas del mundo, aunque en el último lustro el Gobierno de este país ha declarado una “guerra a la polución” que ha conseguido que desciendan algo los índices de partículas contaminantes en el aire y los días de alerta por polución. 

 

 

 

COMO AFECTA LA CONTAMINACIÓN ATMOSFÉRICA Y LA POLUCIÓN A NUESTRO ORGANISMO COMO AFECTA LA CONTAMINACIÓN ATMOSFÉRICA Y LA POLUCIÓN A NUESTRO ORGANISMO
Top